martes, octubre 17, 2006

Dr. Simi

Acabemos con Dr. Simi. Ayer leí que en Tijuana están atacando a las botargas de Dr. Simi.
Los videos en youtube (con su respectiva frase, el sitio que está cambiando la forma de entender internet) se los adjudica un grupo de jóvenes emprendedores de esa ciudad del norte de México.
Al parecer después de aparecer en las noticias y en los periódicos, los videos del ataque a los Dr. Simi están desapareciendo. Ya que han calificado a los atacantes como desadaptados y merecedores de unas nalgadas (?) según informa en su sitio TV Azteca.
Para conformar tu equipo tumba.dr.simi (a.k.a. simmy) necesitas de 3 personas, uno que lo distraiga y dos que lo impacten.
Al parecer la seguridad alrededor de las botargas ha aumentado. Se han visto guardias protegiéndolo.



Día MCCXL qué pasó con Edgar?

4 comentarios:

MariK dijo...

jajajajaja!

Yo puedo distraerlo :D ¿quién lo impacta?

Recuerdo que cuando éramos pequeños, mis hermanos y yo atacábamos a las botargas, la dinámica era la misma... son tan lentas las pobres que en lo que giran para ver quién las agredió... los pequeños agresores ya están muy lejos.

Por cierto, otra forma graciosa es con un balón... objetivo: el trasero de la botarga o mejor aún, su cabeza.

El Enigma dijo...

... a lo que hemos llegado, ¿no?

Saludos

El Enigma
Nox atra cava circumvolat umbra

W.J. Porter dijo...

¿Osea que si me lo madreo alguien de TV Azteca me da unas nalgadas? Mmmmm... mjmjmjmjmj... ¿Alguien ha visto alguna botarga del Dr. Simi que pueda taclear?
¡Qué bueno! Odio al Dr. Simi y odio las botargas.
Qué bueno es AFI.

Mekishiko.NoNeko dijo...

Lo malo del asunto es que independientemente que odiemos a Simi, y todo lo que representa, pues es una verdadera "ojetada" joder a quienes trabajan de otargas. Digo, no por eso se impedirán este tipo de acciones -y las palabras necias que las puedan llegar a defender-, porque (y pecando de paradójico) la verdad Sí está de risa loca "lo de la tacleada"; pero no puede evitarse que el calificativo "ojete" vea la luz en nuestro cerebro, mientras se observa -con sus múltiples repeticiones- el atropello no de Simi, sino de la persona que suda bajo el disfraz para obtener unos pesos.

Salute!
;)