jueves, noviembre 16, 2017

Dos vueltas.

La pequeña George Michael despertó a un par de meses del nacimiento del nazareno. Despertó y no pudo ver, caminó en ciego. Sintió ramas, sintió las ruedas de una bicicleta. Escuchó las voces de Tacho y Marcos, a veces de Ramona. Sintió que ya no estaba sola en medio de la obscuridad, la duda y el ruido.

Imaginó la luz.

No hay comentarios.: