martes, abril 01, 2008

El simio que (no) olvidó

El simio se volvió extraño y se sentía así entre la gente que lo trataba así. "¡El desapego ante todo!" le decían algunos. "Entiende que no todos viven estos momentos igual que tú" le comentaban otros. Y así el simio se tambaleó hasta que se olvidó de todo, de todo menos que los simios siempre son malditos.

A veces sin querer se le ocurría brindar por Londres, otras soñaba con las cordilleras, a veces preparaba bebidas sin sentido, pero nunca les ponía atención a esos rictus. Ya no lloraba, ya no quería caminar por esas calles, es más le parecían extrañas e instintivamente tomaba otras. Quería ser gris y pensaba en el desapego ante todo, quería vivir los momentos como los demás. Hasta que un día... recordó.

A ti hermano. Te extraño y te sigo recordando...

4 comentarios:

MariK dijo...

m

jo∂n w∂r dijo...

Hay que cosas pasaaan y sigo sin entender eso que dicen, que no todos viven estos momentos igual que tu ... mas de 4 veces lo he escuchado, brr en fin xun un saludo ya vamos por una chela no?

Stacy Corajitos dijo...

pues si... no todos viven las cosas igual...

si así fuera mucha gente no te lastimaría y sobretodo, no te dirían que "no todos viven estos momentos igual que tú"...

lo que si ocurre, es que un buen amigo trate de llevar el buen o mal momento contigo... y te toma de la mano.


cuídate!

Anónimo dijo...

Querido Juan. El recuerdo de Hugo durante los años de la Ibero invariablemente aparece con la presencia de Maria y el inseparable Juan. No me queda duda de que supo identificar afectos y las cosas en comun. Me consuela saber que mi hijo fuè feliz durante sus años de univeridad y màs aùn durante la expreriencia del servicio social. Ahi siempre e invariablemente tù fuiste un factor decisivo.
Te agradezco el haber compartido con nosotros las muestras de dolor y te agradezco por siempre que hayas sido su gran amigo y hermano.

Hugo padre.