martes, noviembre 08, 2005

El odio

El silencio no es protesta, es complicidad; es negarse al compromiso.
Umberto Eco



El otro, el bárbaro, los hechos ocurridos en Francia olían como muerto descompuesto de meses, el intento de prohibición para usar símbolos religiosos en las escuelas fue el sólo el principio, la tensión creció. Las calles como desde hace ya algunos años siguen siendo un campo de batalla, no es un hecho nuevo, tan sólo es la historia de hoy. El odio parece ser el pan de cada día, la tolerancia de los derechistas, el abuso de poder de las fuerzas policiacas. El inmigrante como enemigo público, inmigrante que le dio un titulo mundial hace menos de 10 años a los galos. Europa parece ser un terreno flamable, políticas antisemitas podrían ser la chispa detonante. Hasta ahora todo va bien.

El referente inmediato, donde la realidad parece seguir los pasos de la "ficción" es de Kassovitz y su película de 1995, La haine, donde retrata este mundo citadino, de suburbios olvidados, lugar en el que el “nosotros” ubica a los “otros” como drogadictos, como violentos, como jóvenes desubicados, la escoria del mundo los han llamado. Estereotipos tan violentos como los actos de los agresores. Donde la venganza puede ser la razón de seguir adelante, cobrar una vida por otra, ojo por ojo. Hasta ahora todo va bien.

Hace algunos días Rosa lee Parks murió, un símbolo de la lucha por el respeto del las minorías. Mujer conocida por sentarse en un lugar de autobús y no dejarlo a pesar de estar reservado para los blancos. Una lucha pacífica es el ejemplo de Rosa, la violencia y el odio sólo se alimentan a sí mismas. Cerrar el círculo de la violencia parece ser la única solución en un lugar en donde si la policía abusa de su fuerza se llama legalidad, y si el pueblo lo hace se llamará levantamiento criminal. La llamada tolerancia no es más que una forma elegante de odiar a los otros, tolerarlos mientras se pueda. Hasta ahora todo va bien.

Día a día veo escudos nazis y me impresiona la estupidez de la gente que los porta. Escucho comentarios racistas y me pregunto qué pasa. Me enoja. Quisiera tener el valor de sentarme en el autobús y enfrentarme a esa gente, decirles que no me voy a parar. Pero nadie alza la voz en estos días, salvo los que golpean, los que incendian autos.


"C'est l'histoire d'un mec qui tombe d'un immeuble de cinquante étages au fur et à mesure de sa chute il se répète sans cesse pour se rassurer: jusqu'ici tout va bien, jusqu'ici tout va bien, jusqu'ici tout va bien... mais l'important, c'est pas la chute, c'est l'atterrissage."
Hubert, La Haine

12 comentarios:

l'aldo dijo...

quién dijo que incendiar autos no es una forma pacífica de romper ideas sin tener que usar un bat en la cabeza de un cristiano sangrante más... las fronteras me siguen pareciendo estúpidas

hetsah dijo...

sigue alzando la voz mientras te quejas, aquí o afuera

Hurgo dijo...

Saludos Juanito, te mando un link que encontré en el Clarín sobre el papel de los blogs en los disturbios franceses, es interesante

http://www.clarin.com/diario/2005/11/08/conexiones/t-01085609.htm

lasrita dijo...

lamentablemente es algo real...creo que se les ha ido juntando o acumulando tanto odio...me da mucha tristesa que se este dando esto...
pense que en el futuro las cosas ya no serian asi...pero lamentablemente no...
giud

MariK dijo...

sin palabras... me gustó... hablah cada vez más!

MariK dijo...

La voz que sabe decir las cosas tan bien tan visualmente y que van al corazón, la mente y los sentidos.

Jorge Darío dijo...

Fight Club, pero sin Hollywood

Garrafal dijo...

La violencia no es solución, por la simple razón de que la amenaza de muerte por parte del estado es la respuesta, pero me pongo en el lugar de la gente que se levanta en Francia, tomaría la piedra y la arrojaría. Actualmente, de que otra forma tan desesperadas personas, pueden mandar un mensaje tan claro. Falta mucho, falta tanto!

Xun dijo...

en este tiempo la gente no voltea cuando le tocas el hombro tienes que darle en la cara, golpearles la nuca con un tubo... parafraseando a Fight Club, toda la razón... Garroch-! y sigue faltando mucho... tanto la voz seguirá

El Terrible Funk dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
El Terrible Funk dijo...

Yo también en algún momento relacioné los hechos con la película, a diferencia de que a veces me parece mera destrucción sin sentido. En el Fight Club el fin era crear algo nuevo a partir de lo que destruías, aqui es una protesta que también como tu lo has dicho "ya se veía venir" y muy justa ante el embate del terrible racismo que estamos viviendo en muchos países (de los cuáles México no escapa). Ahora yo me pregunto¿qué sigue? ¿cuál es el siguiente paso? ¿que puedes sacar bueno de toda esta destrucción? ¿eso solucionárá las cosas a fondo o acaso hay que atacarlo más desde la raíz? ¿cómo quitas el resentimiento de las nuevas generaciones de inmigrntes franceses?,¿cómo quitas el rencor de los afectados y lo conviertes en aceptación y tolerancia?¿cómo?

noviembre 11, 2005 7:53 PM

Xun dijo...

Pues no creo que se solucione ningún problema pronto, los movimientos sociales continuarán. Como me decía Hurgo alguna vez, los movimientos sociales son generacionales, quizá la próxima generación sea combativa y unida. Quizá sea el hoy de esa generación.