viernes, noviembre 10, 2006

Frank Miller

El ruido de la lluvia que cae sobre el pavimento te despierta, te encuentras mojado pero no es agua lo que cubre tu cuerpo sino sangre. En un instante recuerdas todo, el mazo en tu cara, el asesino silencioso de gafas obscuras, la muerte de una mujer, pero no de cualquiera sino de aquella a la que amabas, recuerdas la venganza. No sientes más dolor, tomas tu arma, te levantas decidido a recorrer las calles de Basin City en busca del bastardo que la mató.

Frank Miller mejor conocido por su trabajo como artista y escritor de comics, y ahora por su trabajo en la película de Sin City. La película quedó justo como él imaginó en los trazos de sus novelas gráficas. Los fotogramas son copias casi exactas de los cuadros de sus comics: los mismos gestos, escenarios, luces, incluso los personajes se ven idénticos.

Después de vagar varios años sin rumbo fijo, comiendo cuando se podía, viviendo en las casas de sus amigos y teniendo pequeñas colaboraciones en uno que otro cómic de la época como Twilight Zone y Spiderman a principios de los ochenta; Miller se estableció como dibujante y escritor de Daredevil para Marvel Comics, encontrando un estilo propio y siendo reconocido ampliamente en la industria. Creó personajes importantes como Elektra, a quien mataría justo antes de dejar el título, aún cuando otros la resucitaron después. Desde entonces se caracterizó por el detalle en sus escenarios y por trazos violentos que atrapaban el movimiento, sus historias giraron alrededor de dilemas mentales combinados con momentos de acción extrema. Como antecedente creativo, tenía bajo el brazo, además de su época de andanzas y escasez económica, un amplio gusto por el cine noir, comics y novelas policiacas o sobre ronins como Lone Wolf and Cub de Kazuo Koike y Goseki Kojima que de alguna forma retrataban su vida, la que transportaba a las calles de New York.

A mediados de los ochenta, se encargaría de darle a otro superhéroe una dosis de su estilo, realizando dos de las historias más determinantes en la serie del hombre murciélago: The Dark Knight Returns y la miniserie Batman Year One, adaptada al cine por Christopher Nolan con el nombre de Batman Begins. En la primera, sitúa a Batman en un futuro alterno en el que, cuadrapléjico y al borde del delirio, se ha convertido en un vigilante mucho más obscuro y siniestro. La historia culmina con el tan esperado enfrentamiento con Superman, quien como siempre, está a disposición del gobierno para terminar con las prácticas inusuales del que alguna vez fuera su compañero de batallas. En Year One, Miller rescribiría el origen del caballero de la noche, ahondando en situaciones que siempre habían representado vacíos en la vida del personaje, como su entrenamiento, los motivos de su lucha y la psique del joven Bruce Wayne. Habiendo trabajado de manera extraordinaria pero a la vez sin mucha libertad creativa, Frank Miller incursionó en el cine escribiendo los guiones para Robocop 2 y 3 con los que no tuvo ni éxito ni satisfacción.

Decepcionado, regresó a la tierra en la que él se sentía mucho más cómodo, a los bosquejos y a las historietas, pero en esta ocasión buscó mucha más independencia creativa, cosa que recibió de la editorial Dark Horse, rama de DC. Ahí desarrolló Sin City, un comic que se alejaba de los estándares ordinarios, en el que la historia giraba alrededor de una ciudad y no de algún personaje o héroe. Por si esto fuera poco, decidió utilizar el alto contraste del blanco y el negro, haciendo las historias muchos más dramáticas, confundiendo a los protagonistas con las sombras y los escenarios de la ciudad, creando un lugar lleno de violencia, sexo y héroes caídos. En justificadas ocasiones incluyó algo de color como rasgo característico de algunos personajes, amarillo, rojo y azul. La primera miniserie del título tuvo a Marv como personaje principal, un hombre deforme, enamorado de un recuerdo y con sed de venganza; a quién no veríamos por mucho tiempo en historias subsecuentes. De esta manera, Miller creó una ciudad llena de matices, con personajes que parecen tener vida propia, enfocando la mirada de vez en cuando en alguna de sus historias, moviéndose sin restricción por la línea del tiempo.

Luego de más de diez años de exilio del cine, decide regresar para adaptar tres de los capítulos de Sin City: That Yellow Bastard, The Big Fat Kill y Sin City.

Al rato, 300 Miller hace gráfica la Batalla de las Termópilas.

6 comentarios:

** Ulavi** dijo...

Q pdo Juan... diferente tu blog eh... algo tiene de llamativo
Saludos

Andrea dijo...

Has ordenado muchas ideas que tenía de Miller. Gracias. Me parece un buen blog y no quería dejar comentario para que no mataran a un niño chillón jeje. Gracias por la visita.

Florsie G dijo...

Yo no me di cuenta que me gustaba Frank Miller hasta que me di cuenta de todo lo que había hecho.


Y sabías que tiene un cameo en Robocop 2?

Saludos :)

Anónimo dijo...

Si? (El PaKo)

Xun dijo...

no sabía del cameo!
ahora lo sé y lo buscaré...! (si pasan la peli en el 5)

Listo Entertainment dijo...

No leí los cómics, pero SINSITY, la peli, no era mala ni nada!
http://lacinefilia.blogspot.com/2007/01/sin-city.html